martes, 18 de mayo de 2010

Ayer en el metro

Ayer, en el metro, había demasiada gente.



 Al poco de subir, apretada entre la multitud noté que alguien me tocaba...

No quise mirar, sentía vergüenza y al mismo tiempo deseo.


No quería saber quien me tocaba, no quería romper el encanto y me quedé quieta, dejando que lo te tuviera que pasar, sucediera...
 
Me relajé sin importarme nada donde estaba y soló oía  mi música mientras sentía el tacto de aquella mano desconocida que buscaba en mi, el saciarme dándome placer...

5 comentarios:

antonio dijo...

El RELATO ES BUENO
sALUDOS

Ana Laura dijo...

Es una fantasía compartida, esa. Lo describes muy bien. Saludos

X Ninni dijo...

Este fin de semana, viajando en tren, sentados juntos, nuestros brazos empezaron a rozarse por casualidad. Poco a poco, el contacto fue en aumento y nuestras piernas se juntaron.

Entre tanta gente, ella se echó una chaqueta sobre las piernas y termine acariciando su sexo bajo la falda. Mi erección fue tremenda.

Rdimichelle dijo...

cunado quieras quedamos en el metro

don vito dijo...

Hola,bello blog, preciosas entradas, te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, buena tarde de domingo,besos.

Publicar un comentario